domingo, 11 de agosto de 2013

No hacen falta las palabras.


Lo nuestro nunca fue oficial. Ni siquiera entre nosotros. Nunca nos dijimos "te quiero". Nunca nos dijimos "te amo". No hacía falta. Un día cuando nos quisimos dar cuenta, nos estábamos besando. Un día nos percatamos de que estábamos cogidos de la mano, y ninguno se soltó. Nunca nos dijimos nada. No eran necesarias las palabras. Un día, encontré su cabeza sobre mi hombro. Otro, sin darme cuenta, acabé con mi brazo al rededor de los suyos.  Ambos sabíamos lo que sentíamos. Nunca entendimos esa necesidad humana de confirmarlo. Una noche, tuvo una pesadilla y acabo durmiendo conmigo. Despertamos abrazados.

Hace mucho que no le veo. No me preguntes si lo he superado, no me preguntes si le sigo amando. Es obvio que no le he olvidado, que sigo sintiendo lo mismo. Para superar algo, para cambiar de parecer respecto a algo hay que pensar en ello e, igual que entonces no pensaba en lo que hacíamos, no lo he pensado. Y sé que él tampoco.

Aquí llega. Hacía tanto que no le veía. Se acerca, corriendo. Oh, espera, yo también estoy corriendo. Esta a unos metros tan solo. A uno. A medio. A unos centímetros. Esta entre mis brazos. Reímos. Lloramos. Me besa. Reacciono. Le devuelvo el beso. Caminamos al piso que compartíamos, del que se tuvo que ir, en el que yo me quede, el que volvemos a compartir.

Ambos nos hemos vuelto a enamorar, hemos tenido más relaciones. Pero lo nuestro era especial. Nunca puede terminar aquello que no empezó. Y nosotros nunca fuimos nada. Solo dos personas que se querían. Que se quieren.  ¿Hace falta una palabra para eso? ¿Es necesario etiquetarlo? ¿Tendríamos que catalogarnos? Creo que no.

Esta noche duermo en su cama. Si es que se le puede llamar dormir. También hablamos durante horas. Nos contamos lo que hemos hecho este tiempo, donde hemos estado, a quien hemos conocido. No decimos nada de lo que sentimos. Ni siquiera que nos echábamos de menos. Ya lo hemos demostrado.

~~~~~~~~~~~

 

Esto se me ocurrió mientras estaba buscando por Tumblr Mycroft x Lestrade. No es que shipeé Mystrade, pero me aburro. Supongo que también está un poco influenciado por Gallavich (Shameless USA, Ian Gallagher x Mikey Milkovich) y por un fanfic Johnlock (John Watson x Sherlock Holmes)  de Sherlock BBC.

Efectivamente, en mi mente los dos protagonistas de esta extraña historia de amor son hombres. (En mis historias están empezando a aparecer más parejas gay de lo habitual... Aunque tampoco es un problema...)

Y en vuestra cabecita, ¿cómo eran los personajes?

6 comentarios:

  1. Mmmh...
    Es que por tu forma de escribir es ambiguo xDDD
    Yo imaginaba dos parejas.
    Una homosexual y otra heterosexual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso suelo pretender en estos textos. Quiero que la gente se imagine lo que quiera. Hablo de enamorados, esos seres a los que envidio, no de hombres o mujeres.
      ¿La homosexual eran hombres o mujeres?

      Eliminar
    2. Se que es un poco (MUY) tarde para responderte, pero eran dos hombres...
      Hoy lo he estado buscando en tu blog y releyéndolo, casi me pongo a llorar...
      No sé porque, pero sentía el impulso de llorar.
      De alegría, mezclada con nostalgia... Es una sensación muy extraña

      Eliminar
    3. Ups. Debería revisar los comentarios más a menudo.
      ¡Llora si tienes ganas!

      Eliminar
  2. Pues... Aria-chan, yo amo el yaoi y estoy con una cara de ·u· impresionante.
    Ah~ El amor no atiende a razones, ¿no es verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cara de ·u·?
      Eso creo, pero no estoy segura.

      Eliminar